Jugando con el corazón de los usuarios

cupido

A primeros de julio saltaba el escándalo por los experimentos que Facebook lleva haciendo desde hace años con sus usuarios. Cuando se tienen millones de usuarios, algo hay que hacer con ellos. Experimenta con sus gustos, su comportamiento frente a determinados eventos… y gana más dinero. Hasta ahí, lo esperable, nadie da duros a peseta y la cuestión siempre es el negocio, y más cuando la moneda de cambio es la privacidad. Algo hay que hacer para monetizar y exprimir al máximo la información que se tiene.

Pues este lunes, la página web OkCupid, que se dedica a poner en contacto a parejas, ha confesado en su blog que también ha hecho experimentos. Con el llamativo título “¡Experimentamos con seres humanos!“, describe varias de las diferentes pruebas a las que ha sometido al personal.

Uno de ellos fue titulado “el amor es ciego, o debería serlo”. Primero lanzaron una aplicación para móviles que facilitaba citas a ciegas. Resultó un fiasco, porque tuvieron que retirarla a los 6 meses de ponerla en marcha. Sin embargo, el mismo día de lanzamiento de la aplicación, también eliminaron las fotografías de los interesados en el portal web, y tuvieron una interesante experiencia. ¿Qué efectos tuvo? Todas las estadísticas de la página bajaron durante la celebración del “Día del Amor Ciego”. Pero comparando los resultados con un día normal, se llegó a las siguientes conclusiones: la gente respondía más a un primer mensaje, las conversaciones fueron más largas y los usuarios se intercambiaban más rápidamente teléfonos y direcciones de correo electrónico. Resumiendo, la página funcionó mejor. Al restaurar las fotografías, el efecto pasó, y las estadísticas volvieron a las anteriores cifras.

En este caso, gracias al experimento se produjo un efecto no esperado que fue beneficioso para los usuarios: una mayor intensidad en la búsqueda de relaciones, y mayor eficacia.

Llevaban sin actualizar su blog desde abril de 2011 (¡…!). Está claro que han publicado esta información para ser noticia y aprovechar el momento. A día de hoy, tienen más de 1.000 comentarios y hay de todo, gente que está encantada, y gente que se lo ha tomado a mal… Vaya este ejemplo:

Pueden regodearse de sus experimentos con seres humanos, pero realmente, su página es una basura. Es una gran selección de hembras descontentas con cero interés en el sexo. Qué estupidez. Cojan sus servidores y dónenlos a la Iglesia Mormona. Con cariño, Floyd.

Me quedo con una de las frases del post de la empresa:

si utilizas internet, eres el objeto de cientos de experimentos en algún momento, en todas las páginas. Así es como funcionan los sitios web.

Desde el primer “clic” que haces en una página web, ya tienen tu dirección IP, que suele implicar la localización física de tu equipo. Tendrán también el recorrido que haces por la página. Si además te registras, tú mismo facilitas tu nombre, apellido y demás información personal. Añádele datos de medios de pago. Si es un sitio de contactos, como es el caso de OkCupid, te describes con todos tus encantos personales para tener gancho y ser más atractivo para el resto, te relacionas enviando correos “tentandores” con contenidos inconfesables… y así podemos ir incrementando lo que queramos. Todo eso da no sólo para analizar, sino también para poder experimentar con las reacciones ante determinados eventos o provocaciones que van dirigidas por los titulares de la página.

Hay que reconocerles que tienen ingenio. El post adecuado, en el momento adecuado. Generar ruido para ser más conocidos. Uno de los comentaristas ha “descubierto” que realmente este post es para promocionar un libro de Christian Rudder, uno de los cofundadores de la empresa: Dataclysm – who we are (When we think no one’s looking).  Para los interesados, a la venta el 9 de septiembre en Amazon.

Como lección aprendida, acordaros de que otras páginas al estilo más conocidas por estos lares, tipo EDarling o Meetic, por citar algunas, se estarán dedicando a lo mismo. Quien piense que esto no es así peca de ingenuo.

Sé dónde vive tu gato

¿Qué información guarda una fotografía digital? ¿qué podemos llegar a conocer con ella? Mucho más de lo que podamos imaginar, porque cada fotografía está marcada con una información propia. Esos datos forman parte de su composición (metadatos), y están guardados en formato EXIF (EXchangeable Image File). Entre otros podemos encontrar el tipo de cámara con la que se hizo, la fecha, el tiempo de exposición… y hasta las coordenadas en las que se tomó.

El último experimento de Owen Mundy, programador y diseñador, es una demostración práctica sobre las implicaciones que tiene la fotografía digital en la privacidad. Ha creado la página web “Se dónde vive tu gato”, que ha escogido 1 millón de fotos de gatos que son públicas en Internet, y las ha colocado en un mapa utilizando la información sobre posicionamiento que ofrecen sus metadatos.

Cats

Ha utilizado las diferentes APIs que facilitan las webs de fotografías más populares, y un programa informático que corre en un “superordenador” de la Florida Estate University. El acceso a las fotografías de Flickr, Twitpic, Instagram y otros servicios no le ha sido complicado, puesto que ha buscado fotografías con la etiqueta “gato”.

Igual que se ha hecho el experimento con gatos, puede hacerse con cualquier otro objeto, o personas en concreto. Y ojo, que la localización tiene una precisión estimada de 7,8 metros. Hay que pensarse muy bien qué información compartimos en Internet. El seguimiento de las personas y sus actividades está al alcance de cualquiera. Ya sabemos que se puede hacer con las fotos de gatos… lección aprendida.